Empresa regiomontana desarrolla nuevos productos y explora mercados.

Palmira González

Monterrey, México (14 mayo 2010).- No casarse con ninguna “etiqueta” es lo que le dio a la regiomontana Etimex, la capacidad de sostener un crecimiento en sus ventas a pesar del entorno económico reciente.

Hace 35 años, Etimex nació con un enfoque de producción en etiquetas impresas adheribles, básicamente para marcar precios en productos, contó su director de operaciones, Édgar Martínez.

Fueron buscando nuevos mercados y así se apuntaron como los primeros en introducir los códigos de barras en las etiquetas y más eventualmente ampliaron su línea de negocios a las etiquetas adheribles para productos.

Ahora, entre el 50 y 60 por ciento del mercado de Etimex está en el segmento de retail, de tiendas detallistas, departamentales y de conveniencia.

Entre sus clientes cuentan a Soriana, Home Depot, HEB y Oxxo con productos como etiquetas y señalización de punto de venta, para los anuncios de promociones en anaqueles, explicó Martínez.

Entre las líneas más recientes están los anaqueles mismos o tarjetas plásticas, como las que se usan para recargas de celulares o las de puntos en supermercados, detalló Mauricio Martínez, director de comercialización de Etisign, la división de Etimex que ofrece a sus clientes soluciones de impresión digital.

Otro 30 por ciento de las ventas de Etimex va a la industria que ellos llaman de entretenimiento.

Imprimen por ejemplo, los boletos de entrada al Museo MARCO, a la cadena de cines Cinemex, y al parque Plaza Sésamo.

También los boletos para los estadios de beisbol de los Tomateros en Sinaloa y los Broncos de Reynosa; y para Aeroméxico y Mexicana imprimen los pases de abordar y las etiquetas para las maletas.

El resto de las operaciones de Etimex van al mercado industrial: etiquetas para marcas de productos como bebidas, cosméticos, aceites automotrices, etiquetas para identificar rollos de acero o para embarques de empresas como Multipack.

“Nunca nos hemos casado con un solo mercado”, apuntó Martínez.

Hasta el 2008, la regiomontana había apostado a bajar precios y a buscar mercados de amplio volumen. Con la tecnología que tenían, entre más complejo el diseño, se requería un volumen mayor para que fuera costeable.

Luego llegó la crisis, sus clientes bajaron el nivel de demanda, y Etimex identificó oportunidades interesantes en las pymes que requieren cantidades limitadas de etiquetas, explicó Martínez.

Así, invirtieron en un equipo de impresión digital, en certificarse como empresa limpia y en aumentar su capacidad en planta en 20 por ciento.

Con el equipo digital, instalado a finales del 2009, lograron disminuir la participación de los operadores en sus plantas y además, ahorrar pasos y tiempo en el proceso de impresión. También, obtuvieron la capacidad de imprimir la etiqueta que fuera en cantidades mínimas.

“Nos está abriendo mercado para atender a muchos clientes en cantidades pequeñas, con un alto grado de calidad y servicio”.

Con este servicio, la intención de Etimex es explotar el mercado local y continuar con su plan de inversiones y crecimiento.

Del 2004 al 2009, Etimex ha registrado un crecimiento en ventas de un 50 por ciento y para los próximos tres años, planean una inversión de tres millones de dólares en equipos y ampliación de plantas.

“El Norte” http://www.elnorte.com/negocios/articulo/560/1119554/default.asp