Evitando Problemas en el Troquelado de Autoadhesivos

Uno de los momentos críticos en la conversión de etiquetas autoadhesivas es el troquelado. Vea en esta nota útiles consejos prácticos para optimizarlo.

El proceso de troquelado consiste en darle la forma requerida a la etiqueta, mediante el corte del frontal y la capa de adhesivo.

Comúnmente, hay dos tipos principales de fallas en este proceso:

La primera es el troquelado insuficiente, esto es, cuando el troquel no llega a cortar completamente el frontal y la capa de adhesivo. Este problema se manifiesta al momento de retirar el esqueleto del rollo de etiquetas. Si al retirar el esqueleto también se levantan las etiquetas, seguramente está en presencia de un troquelado incompleto.

El segundo escenario es cuando el troquelado es excesivo y corta la capa se silicona que separa el adhesivo del soporte. En este caso, el problema se manifestará cuando su cliente intente etiquetar su producto. Si las etiquetas tienden a no dispensar y quedarse adheridas al liner, muy probablemente estén manifestando este problema ya que al estar rota la capa de silicona, el adhesivo fluye hacia el liner, creando una adhesión extra que dificulta el despegue de la etiqueta. En casos graves, en donde se nota el exceso de corte a simple vista, se debilitará el liner y hará que el rollo se rompa durante el proceso.

Para remediar estos inconvenientes, usted debe tener en cuenta que la variable crítica es el espesor del soporte siliconado. El medio corte perfecto es aquel que corta el frontal y el adhesivo, pero que deja intacta la capa de silicona. De ahí que diferentes productos requieran de troqueles con diferentes espesores. Usted debe informar estas características a su fabricante de troqueles. Para los productos Fasson, esta información se encuentra disponible en la especificación técnica del material.

Si usted sabe que el ajuste requerido es mínimo, es muy probable que pueda solucionarlo cambiando ligeramente la presión del troquel. Sin embargo, debe ser muy cuidadoso con este truco, ya que puede traerle otros problemas como, por ejemplo, sangrado de adhesivo por exceso de presión sobre el material.

Hay un método simple para verificar si la cuchilla ha cortado el liner o soporte. Tome un marcador de punta gruesa y siga los siguientes pasos:

• Remueva algunas etiquetas del soporte.
• Aplique el marcador sobre la superficie del liner donde se aplicaron los cortes, del lado donde estaba la etiqueta.
• Si puede apreciar como la tinta del marcador penetra en la moldura de los cortes, la capa de silicona ha sido dañada y esto podría ocasionar daños en el dispensado automático de las etiquetas.

Un troquelado bien realizado le evitará problemas en su proceso y, más importante, permitirá que su cliente etiquete su producto a máxima velocidad con total confianza. Tómese un tiempo en optimizar este proceso y seguramente verá grandes resultados.

Nuestros profesionales de asistencia técnica están a su completa disposición para ayudarlo en el proceso.

Recomendaciones de Fasson
www.fasson.com.ar