Los fabricantes aconsejan cuándo una prensa digital es o no apropiada para un entorno flexográfico. Entrevista de los editores de la revista FLEXO con varios fabricantes de prensas digitales para etiquetas, acompañada del punto de vista de un fabricante de prensas flexo.

Digital versus flexo; la competencia es feroz y ambos bandos luchan por demostrar que su producto resulta superior. No hay lugar para arreglos, sólo uno puede llegar a la cima. Esto, por supuesto, constituye un cuento de hadas. Ninguna de las anteriores afirmaciones es ni remotamente cierta.

Tanto los impresores y convertidores como los fabricantes de máquinas concuerdan en una cosa: en una operación de impresión flexográfica hay espacio para la impresión digital. La demanda del mercado está ahí, y los beneficios son ampliamente conocidos. Sin embargo, la flexografía sigue disfrutando de un crecimiento estable y sólido, y no muestra signos de ceder su corona como el proceso básico que domina la arena de la impresión de empaques y etiquetas.

La pregunta que surge entonces es: ¿dónde y cómo se ajusta la impresión digital a la flexografía? Esta fue la pregunta que la revista Flexo planteó a varios fabricantes de prensas digitales, en busca de obtener respuestas sinceras. Atendieron el llamado Natalie Gilbert, directora general de CSAT; Per Frost, vicepresidente de desarrollo estratégico y director ejecutivo de Durst Canada, y David Riley, gerente de ventas internacionales de Primera Technology Inc.

¿Cuáles son los beneficios de instalar una prensa digital en un taller de impresión flexográfica tradicional?

Gilbert: No hay planchas de impresión y, por tanto, los tiempos de alistamiento son menores.

Frost: Un taller de impresión flexográfica tradicional se beneficiará enormemente, en casi todos los casos, al agregar una prensa digital. En algunas áreas permitirá ahorrar costos y en otras representa nuevas oportunidades de negocios. En definitiva: tiene buen sentido financiero hacerlo.

Riley: El mayor beneficio es poder atender a los clientes que sólo necesitan 500 o 1000 etiquetas. Hay muchas más tareas de alistamiento y limpieza en una prensa flexo y, además, están los cambios de las planchas. En una prensa digital no se hace alistamiento ni limpieza. Se pueden imprimir tantas etiquetas como se quiera, sacarlas y terminarlas sin troqueles.

¿Podrían describir cómo se complementan las dos tecnologías entre sí?

Gilbert: La impresión digital permite mejorar la eficiencia de la flexografía al liberarla de los tirajes cortos y mejorar de este modo su rendimiento.

Riley: Con la tecnología digital, algunos programas de software pueden ofrecer un cálculo del costo por etiqueta. Cuando se tiene ese cálculo, digamos que sea de $0,04 por etiqueta, ya se sabe cual será el costo de cada etiqueta que salga de la prensa. Pero con una prensa flexo, la mayoría de las veces el costo por etiqueta bajará a medida que aumente el tiraje. Después de unas 8000 etiquetas, generalmente es mejor destinar un trabajo a una prensa flexográfica.

Frost: Las tecnologías digitales ofrecen enormes beneficios —desde el punto de vista de costos y servicio— cuando se trata de trabajos en cortos tirajes y de aquellos que se deben producir rápidamente. Los distintos trabajos tienen perfiles diferentes, y los fabricantes tendrán que establecer puntos de equilibrio particulares. Pero resulta muy realista esperar que los tirajes de 50.000 etiquetas o más se puedan producir con mayor economía en una prensa digital que en una impresora flexográfica convencional.
En un mundo cada vez más personalizado y con una creciente diferenciación de los productos, la demanda por tirajes más cortos sigue en aumento, y los trabajos tienen que producirse a un ritmo cada vez más rápido. Sin el equipo de producción apropiado, esto puede ser visto como una amenaza, pero con el equipo adecuado representa una oportunidad, muchas veces con un gran potencial de ganancias. La posibilidad de combinar tecnologías es cada vez más realista, en particular con los sistemas basados en inyección de tinta que utilizan tintas líquidas UV, de una naturaleza similar a la de las tintas flexo UV.
El trabajo principal se puede producir en una prensa flexo, pero ¿qué sucede si el cliente se queda corto en unos cuantos miles de etiquetas? Lo ideal sería entonces imprimir el faltante en la prensa digital. Y, por ejemplo, utilizando una prensa que tiene la capacidad de igualar más de 90% de la gama de colores Pantone, la posibilidad es ahora muy realista.

¿Cuáles trabajos/aplicaciones deben ser de dominio exclusivo de la tecnología y cuáles del flexo? ¿Dónde y cuándo pueden integrarse las dos tecnologías para crear ventajas competitivas para el impresor o el convertidor?

Gilbert: Trabajos sobre material troquelado, tirajes cortos y datos personalizados pertenecen a la esfera digital. Los tirajes largos siempre serán flexo. Quienes cubren desde tirajes cortos, personalizados, hasta tirajes largos en ciertas cantidades, verán una superposición de ambas tecnologías.

Riley: Cuando se habla de policromías con cuatro colores, el flexo puede ser un tanto más complicado. El taller de etiquetas tiene que decidir si va a ser capaz de hacer este trabajo de cuatro colores y puede llevar el trabajo a la prensa y ser competitivo. Con la mayoría de las soluciones digitales solo se monta el archivo y listo. Algunas prensas digitales no lograrán acertar con colores especiales como el rojo de Coca-Cola y el verde de John Deere. Igualmene difícil es la impresión en blanco o sobre foil.

Frost: Veo tres áreas como de dominio exclusivo (relativo) de la tecnología digital: 1. Los tirajes cortos; 2. La impresión de datos variables, y 3. La respuesta rápida. La dinámica es muy clara: los tirajes cortos son íntegramente una cuestión de economía. El proceso de alistamiento (tiempo y material de desperdicio) se convierte en una proporción progresivamente mayor del costo total mientras más pequeño sea el trabajo. La impresión de datos variables es cuestión de capacidad. Simplemente no se puede hacer en una prensa flexo. Y la respuesta rápida es cuestión del flujo de trabajo digital. En tanto los archivos estén listos y la prensa disponible, el momento para la impresión se acercará bastante a cero. Esto es imposible en una impresora flexográfica.

¿Ha avanzando la tecnología digital más allá de las etiquetas? Si es así, ¿cómo? Si no es así, ¿cuándo y cómo va a llegar? ¿En qué punto exactamente ven las cosas en uno, cinco y diez años?

Gilbert: ¡Sí! Los envases blíster en la industria farmacéutica son un ejemplo. El caso empresarial adecuado y la justificación de costos promoverán el paso de la tecnología digital a otras áreas.

Riley: Las cosas definitivamente están avanzando más allá de las etiquetas, como es el caso de las etiquetas RFID. Pero todo se da en gran medida en el ámbito de las etiquetas. Una gran cantidad de empresas, incluidas las bodegas de vinos, las empresas químicas, los fabricantes de trofeos, etc., están acudiendo a la impresión interna. Este dinamismo se está acelerando.

Frost: La tecnología digital domina hoy muchos sectores del mercado de la impresión. Sectores no profesionales como los de oficinas pequeñas y caseras, así como la impresión corporativa son totalmente digitales. El mercado transaccional y promocional está totalmente dominado por la tecnología digital. La fotografía hoy es totalmente digital y el mercado de avisos en gran formato pasó en los últimos diez años de ser 10% digital y 90% convencional (sobre todo serigrafía y offset) a ser hoy 90% digital (todo por inyección de tinta) y 10% convencional. Gracias a ciertos tipos de oferta, la industria de cerámicas (baldosas) pasa por una rápida transformación de la impresión analógica a la digital. Y en el mercado de prensas alimentadas por hojas, la penetración digital sigue creciendo. Esto se está dando en todas partes.
En muchos sentidos, las etiquetas son un recién llegado a esta transformación, pero es comprensible porque en realidad sólo hasta ahora la tecnología está llegando a un punto de madurez, en el que para un impresor de etiquetas realmente tiene sentido económico adoptarla. Sin embargo, el mercado de etiquetas pasará por la misma transformación que hemos visto en la industria de gran formato, y lo mismo sucederá con los demás sectores de la industria de empaques. La pregunta no es realmente “si” sino “cuándo”. El desarrollo en los próximos 10 años podría ser muy explosivo y si los impresores de etiquetas quieren sobrevivir, realmente solo tienen una opción: aceptarla y adaptarse.

Los fabricantes de prensas flexo parecen haber respondido a los avances digitales haciendo énfasis en las capacidades de cortos tirajes junto con los cambios y los arranques rápidos. Como fabricantes de prensas digitales ¿cómo planean responder a estas acciones?

Gilbert: Los fabricantes de prensas flexográficas tratan de añadir capacidad digital a sus modelos. A la larga, no pueden superar los costos de las planchas de impresión.

Riley: Mientras más gente demande tirajes cortos, mejor resultará para la industria. Los clientes están listos, es solo cuestión de cómo los impresores van a integrar esto en su flujo de trabajo. Cuantas más personas hablen de cortos tirajes, más gente pensará en una solución digital.

Frost: Sí, los fabricantes de prensas flexo parecen centrarse en mejorar sus productos en áreas donde la tecnología digital, naturalmente, domina, como en el campo de los tirajes cortos (pero tienen algunos problemas en la adopción de su tecnología para la impresión de datos variables y un efectivo barnizado con reserva). De la misma manera, la tecnología digital mejorará sustancialmente en los próximos años en áreas donde el flexo es fuerte hoy. La tecnología digital llegará a ser más rápida, mejor, más barata y más fácil de usar. La tecnología digital es el flujo de trabajo natural y apenas comienza. Sí, los sistemas basados ​​en tóner han estado en el mercado durante una década y solo han logrado una pequeña parte del mercado. Pero la avalancha de equipos de inyección de tinta que ha surgido en el mercado en los últimos dos o tres años tendrá un impacto mucho mayor en el futuro próximo.

Abril 2011
Escrito por “Conversión”
www.conversion.com